Escuela de Yoga y Meditación

Meditación

El proceso del Yoga comienza cuando uno empieza a observarse a sí mismo sin juzgar y sin miedo, dándose cuenta de cómo funciona cada uno de sus aspectos y cómo éstos le condicionan. 

El instrumento de trabajo en el Yoga somos nosotros mismos, por eso, hay que hacerse amigo de uno mismo, comprendiéndose y trabajando con lo que tenemos. 

La Amistad con nosotros mismos comienza con la observación. Si eres capaz de observarte, el Yoga está a tu alcance. Hay que observar nuestras actuaciones automáticas y que poco a poco vayan desapareciendo. Este es el trabajo básico y fundamental. 

La Meditación es un punto culminante en el Yoga, se basa fundamentalmente en un trabajo con nuestra mente, cada uno con la suya. La Meditación es la Ciencia que nos permite, enfocando la mente hacia el Ser, hacia lo que en realidad somos, percibirlo y realizarlo. 

Sin embargo, el trabajo es más amplio, abarcando un conjunto ordenado de procedimientos para alcanzar el estado de Yoga, la Meta. 

Yoga es el estado de Conciencia que se da más allá de la mente, cuando uno percibe al Yo esencial, Verdadero o Ser. 

¿Cómo podemos comprobar por nosotros mismos la realidad de la existencia del Ser? La respuesta es una sola: meditando. Para ello es necesario tener bien claro cuál es el objetivo y después dirigirte hacia él. 

Bhávana es el acercamiento intelectual a la Verdad, entender y luego comprender la Unidad existente en toda la creación.

Para ello es necesario primero orientarse; es decir, si no sabemos para qué hacemos las cosas, estamos caminando a ciegas. Lo primero que hay que hacer, por lo tanto, es saber qué objetivo perseguimos.

Karma son las prácticas, técnicas, actos o acciones necesarios que te van a permitir meditar.

Dhyana es meditar, y meditar es la cosa más difícil que existe. Es lo más díficil que el hombre puede hacer porque meditar es vencerse a sí mismo, y para vencerse a sí mismo hay que vencer a la naturaleza inferior o personalidad (cuerpo físico, emocional y mental), y vencer significa dominarla, no aniquilarla, sino dominarla, dirigirla.

Estas son las tres partes que abarca la Cienca del Suddha Raya Yoga, o Unión con el Rey Trascendente que somos, con el Ser, con la Verdad de nosotros mismos, y que se estudian en nuestra Escuela. Este es el verdadero estado de Yoga. Esta es la Meta a la que nos tiene que llevar las técnicas de yoga, que en si mismas no son yoga. 

Este es el verdadero sentido de la meditación.

Hay un proverbio chino que dice:

«Aquél que vence a diez mil enemigos es un gran guerrero, el que vence a cien mil es todavía mejor guerrero, el que vence a un millón de enemigos es el guerrero más grande del mundo, pero aquél que se vence a sí mismo,…ése, es el mayor de todos ellos».

El método Suddha Raya Yoga describe paso a paso y poco a poco todo este proceso de la meditación: la meta a alcanzar, los medios necesarios para alcanzarla y la meditación en si misma en sus diferentes niveles; Saguna (con forma), Nirguna (en el Ser) y Suddha (trascendente). Ahora sólo queda llevarlo a nuestra práctica diaria, sin dejar ni un solo día.

 

Buda sala Cestona
Piedra

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies